jueves, 3 de octubre de 2013

El soñador soñado

El "incauto tramposo" o "incauto bribón" es un clásico moderno de la cartomagia, uno de los juegos magistrales del mítico e idolatrado Pepe Carroll, que podemos ver en este antiguo video, de manos del propio Carroll junto a Juan Tamariz.


Existen incontables versiones de esta rutina, algunas excelentes como la de Alberto de Figueiredo. La que más me marcó fue la del genial Gabi Pareras, que la hace con una simple baraja, con siete cartas en vez de nueve, pero sin comodines o cartas extra. Por otra parte el manejo y técnica de Gabi, tan fluido y elegante, marca de la casa, me hizo enamorarme definitivamente de su versión.


Bajo su inspiración me tomé la licencia de cambiar en cierto modo la construcción y técnicas adaptándolo a varias premisas que aquí no pueden ser comentadas. Por otro lado la presentación clásica, que gira en torno al tema del trilero, no me gusta dentro de mi estilo porque alude a la idea de truco o trampa, y porque es de esos juegos en los que el mago gana y el espectador pierde la apuesta.

Durante años fui creando distintas variantes de presentación hasta que de nuevo Gabi Pareras me dió una clave que él mismo había descartado, la analogía del "soñador soñado". En opinión de Gabi el juego funciona mejor vendiéndolo como transposición de varias cartas con la distinta. En mi caso lo realizo más como "wild card", es decir, dramatizando cada transformación individualmente. Incluso la última carta, la distinta, sufre una transformación, de manera que aparentemente todas las cartas acaban transformadas. Igualmente creo que se mantiene la idea de transposición al observar el conjunto. Se trata de un fenómeno de inversión, tanto en la configuración de las cartas (la distinta con respecto a las que le rodean) como en el concepto del "soñador soñado" (mito por el cual el soñador se convierte en el sueño).

Por otro lado me pareció muy sugerente el hecho de quedarme dormido durante la magia, desapareciendo el mago como primera persona y moviéndose como mero títere de un sueño.
La frase de inicio, que sirve de disparador, proviene de la conferencia "la Pesadilla" de Jorge Luis Borges: "cuando soñamos somos actores, directores y espectadores..."

Cuando lo hago con público delante, una vez quedo dormido, suelo permanecer durante mucho más tiempo quieto, inmóvil, rompiendo la expectativa del público al no suceder nada, jugando con el límite de su paciencia. ¡Qué inquietante y divertido es eso!

La música que utilizo es un tema compuesto por Alexander Desplat de la película "El árbol de la vida" que curiosamente se titula "Awakening". He aquí el video grabado en Buenos Aires en abril de 2013 por el equipo de Nontricks




1 comentario:

Nicolas Pierri dijo...

Es hermoso el juego BELLO!!! es un honor tenerte entre nuestro equipo :)

Muy interesante todo el post acerca de la historia y el trasfondo que oculta ese "Durmiente" :D